¿Cómo comenzar a practicar mindfulness de forma sencilla?

Bienestar

¿Cómo comenzar a practicar mindfulness de forma sencilla?

Si algo nos enseñó la pandemia y el confinamiento provocado por el covid-19, es la importancia de enfocarnos en nosotros mismo, valorar cada momento y vivir el presente, un día a la vez.  Hoy en tiempos complicados que afectan nuestra salud mental, el mindfulness -filosofía budista- surge como una opción para respirar y mantener la calma.   

En palabras simples, esta técnica de relajación busca que concentremos nuestra atención en nosotros mismos y lo que vivimos en ese momento, evitando así la ansiedad, el estrés y las preocupaciones de no poder controlar las situaciones que están fuera de nuestras manos.

Con base en la respiración y la meditación, el mindfulness se está convirtiendo en una práctica recurrente para reencontrarnos y sobrellevar las patologías que afectan nuestra salud mental. 

 

¿Cómo empezar a practicarlo en casa?

 

Fácil, empieza por tener conciencia y darle sentido a todo lo que haces para que puedas apreciar cada detalle:

Comienza con la respiración.


Al despertarte llena de aire tus pulmones profundamente. Observa cómo cada parte de tu cuerpo se activa mientras renuevas energía.

Medita en un lugar tranquilo:


Encuentra un lugar ideal para practicarlo, en el que nadie te moleste. Tómate unos pocos minutos para relajarte: respira hondo, fuerte y pausado para aclarar tus ideas.

Fija la mirada y relaja tu mente.

 

Todos los días observa un objeto que te interese y haz que tu mente únicamente se enfoque en él. De esta manera, liberarás pensamientos. 

 

La clave, volver a respirar.

 

Durante el día busca espacios que estimulen la meditación y disminución de pensamientos negativos. Recuerda que la felicidad y la sensación de bienestar no depende de terceras personas sino de ti mismo.  

Pinta mandalas y practica actividades

 

Que estimulen tu concentración y relajación. Al terminar,  verás que los pensamientos negativos desaparecen casi sin que te des cuenta.

 

Aliméntate conscientemente.


Come en porciones moderadas, analizando qué llevas a tu cuerpo. 

Al realizar mindfulness a diario, duermes mejor y descubres que tus acciones tienen sentido. Además, encuentras un propósito y dedicas tu energía para alcanzarlo. Como dijimos, sin preocupaciones: un día a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.