5 consejos para evitar las malas noches

mamás y bebés

5 consejos para evitar las malas noches.

Con tu pequeño, llegan también las malas noches… Como mamás, obviamente deseamos que nuestro bebé duerma de corrido desde las primeras semanas sin mayores inconvenientes. Sin embargo, esto no siempre es posible.  

La realidad es que cada bebé es un mundo totalmente distinto: Seguro has escuchado de experiencias sobre pequeños que casi no se despiertan y otros que hacen de las noches, verdaderas batallas sin tregua. Es por ello que decidimos compartirte algunos consejos para que estimules su sueño:

No apresurarse

Muchas veces pensamos que basta con cantar y bajar las cortinas para que nuestro bebé duerma plácidamente toda la noche. Recuerda que los niños recién nacidos no diferencian entre el día y la noche, pues las hormonas que controlan el sueño recién empiezan a funcionar pasados los tres meses.

Sin distractores

Cuando llega la hora de dormir, evita juguetes, peluches, luces o cualquier otro elemento que sobre estimulen a tu bebé. Por el contrario, cantar, leer cuentos o hablarle al oído son alternativas que sí favorecen un ambiente de tranquilidad propicio para el sueño. Ojo, tampoco exageres con el silencio.

Crea una rutina

Ten en cuenta que, durante los primeros meses, es importante crear hábitos y rutinas. Fija una hora y realiza junto a tu bebé las  mismas actividades (baño, pijama, cuentos). Aunque hay momentos en los que todos se sentirán muy cansados, procura no apurar el proceso y disfruta cada momento.

No cortes las siestas

Todas las mamás creemos que, para que nuestros bebés duerman de corrido toda la noche, hay que interrumpir sus siestas -sobre todo si son en la tarde-. Distinto a lo que puedas pensar, los pequeños que descansan bien durante el día, también lo hacen por la noche.

No te des por vencida

Eventualmente se presentarán noches complicadas en las que tu bebé dará guerra para conciliar el sueño… y seguramente es por algo: dolor, enfermedad, molestia. Aún así, no cambies la rutina.

El secreto, como ves, está en la disciplina y el compromiso para establecer hábitos. Como en todo, se trata de un proceso cansado pero hermoso. Finalmente, no te olvides que, como toda super mamá, también tienes que descansar para recargar tus poderes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.